Llegó la hora de avanzar!

Desperté con la firme decisión de darle fin a dolor; todos los fines de semana salgo a correr por las montañas, hoy domingo me espera una ruta maravillosa, inicié en Cruz Loma, por las faldas del Padre Encantado hice cumbre en el Ruco Pichincha y regresé a Cruz Loma, empecé a las 5:55am, saque una foto de mi Quito eterno al amanecer, mientras recorría el sendero que sube al Valle de la Muerte llegaban flashes a mi cabeza de lo sucedido meses atrás, mis ojos se llenaron de lágrimas pero la fuerza que le metí a la subida me llenaba el corazón; en el trayecto encontré a varios amigos que se animaron a continuar conmigo, distraje la cabeza, nos reímos y contábamos anécdotas de cómo nos habían tratado las montañas del Ecuador, llegue a una planicie luego de 3:30 horas de recorrido, admiré la inmensidad y la fuerza de la naturaleza, descansé un par de minutos y proseguí, sabía que en unos minutos llegaría a donde dije que iba a llegar.

Escalando la pared norte del Ruco a más de 4800msnm, con fuerza, grite tu nombre, hice cumbre y de mi bolsillo saqué una SEMILLA DE AJONJOLÍ, con mis manos hice un hueco, con lágrimas en los ojos, te enterré, recordé todo el dolor que sintió tu mamita, las largas horas llorando, las oscuras madrugadas sin dormir, la carita triste del amor de mi vida, los abrazos mudos tratando de hallar consuelo en el silencio. Sentí que el dolor se lo llevó el helado viento de la cima y que nuevos aires renovaron mi alma…

….hoy seguimos adelante, te amamos mucho y siempre te vamos a recordar.

Hasta siempre mi pequeño Cosme.

Mi vida y mi alma te pertenecen!

18 febrero 2018

Anuncios

Hoy te vimos!!!!!!

Fuimos muy nerviosos, llegó la hora y no pudimos ocultar las caras de incertidumbre que teníamos. La doctora lo notó y con suaves palabras trató de calmarnos, desvió nuestra atención haciendo varias preguntas referentes a la alimentación y sensaciones nuevas.

Te invitó a subir en la camilla, nos miramos y nos apretamos fuerte las manos, de pronto….

…..apareciste mi amor, te movías mucho y ese corazoncito hacía: pum pum pum!!

Tu mami y Yo estamos felices por que sabemos que estás bien, tienes ocho semanas de vida, te amamos.

5 de febrero 2018

Siempre que mire al cielo, recordaré!!!!

Aprendiendo a tomar el control!

Mirando hacia el futuro me desespero, me invade la ansiedad, estoy muy inquieto; respiro, miro por la ventana, veo la lluvia y me fijo en sus particularidades, cierro los ojos tratando de aislar el sonido de las gotas cayendo sobre el pavimento,

-lo logro- y es ahí en donde tomo el control, descubro que la felicidad está en los detalles,

SI,

en esos rasgos que nadie más se ha percatado.

Les amo con la vida

Vamos por buen camino.

Han pasado 8 días desde la emocionante noticia y todos los días desde ese día, tu mamita se está haciendo exámenes.

Ayer por la noche estuvimos con la ginecóloga, los resultados de las muestras nos indican que no hay novedades.

Hoy, abriste los ojos y llamaste mi atención, te mire y con un beso dije: buenos días, te acaricié la pancita, siento, en el corazón, que vamos por buen camino.

Les amo!

POSITIVO!!!

Han pasado varios meses desde aquel triste momento, somos una pareja fuerte y gracias a la vida lo hemos superado.

Hoy como siempre llegabas del trabajo, tu mirada era diferente, lo noté por que me sonreíste al saludar, me abrazaste y empezaste a contarme tu día. Yo, al igual que ayer con muchas ganas de comer nueces, escuchaba tu relato, nos interrumpieron unos clientes y lo olvidamos; oí que me llamabas desde la parte de atrás de la oficina, con mucha insistencia, por cierto, despaché rápido a esa gente y corrí a verte, levantaste con tu mano derecha una tira reactiva con dos rayitas en la mitad, me miraste , te lanzaste a mi cuello llorando y dijiste: POSITIVO!!!!!

Levante mis ojos al cielo y recordé a mi Cosmecito,…

Hoy jueves 4 de enero de 2018 a las 21:30 tengo mucho miedo pero tengo mucha fe.

Bienvenido Bebe Yo, tu papi, haré todo lo imposible para que Tu y tu Mami estén bien…

Les amo!!!!

Recordarse a través del espejo. Vale la pena?

Tuve la oportunidad de conversar con un gran lector, apenas tiene 8 añitos pero ha leído muchos cuentos, dice.

Nos tomamos un jugo de naranja, que por cierto es su favorito, hablamos de la última fábula que leyó;

-a mis 35 años no me sorprende la victoria increíble de una tortuga lenta pero segura, sobre la absurda confianza de una libre muy veloz-

con cierta sorpresa me contaba que una libre vanidosa y muy engreida aceptaba una apuesta de velocidad contra la lentitud de una tortuga. Como era de esperarse, riendo, me relataba que la  liebre tomó ventaja, que al estar muy cerca de la meta encontró un prado verde y frondoso donde se puso a descansar hasta quedarse dormida dejando que la tortuga, que no se detuvo, consiguiera su objetivo.

-a estas altura del relato Yo sonreía, no imaginaba la gran lección que me esperaba-

Seguido de haber terminado con el relato, mi miro fijamente a los ojos y con voz suave pero firme dijo: “deja de ser vanidoso que el exceso de confianza es un obstáculo para alcanzar nuestros objetivos, recuerda que nadie, absolutamente nadie, es mejor que nadie”

-sonreí por que había olvidado quien era Yo, pero al verme frente al espejo y recordarme como un niño de 8 años después de haber leído tan linda fábula me volvió al camino de la sencillez- mi mamá siempre decía “lento pero seguro”

90 días…..

Encendimos la televisión, escuchamos una noticia fuerte, nos miramos y en silencio nos retiramos. “Un feto de 7 meses fue encontrado, por un perro, muerto y enterrado dentro del parque Ingles”  

Han sido tres meses relativamente normales, hemos vuelto a las actividades cotidianas, no hablamos de recuerdos, pensamos en el futuro y estamos dispuestos a enfrentamos con un nuevo desafío, hablamos con los médicos, nos recomiendan empezar un tratamiento, durante los próximos meses vamos a tener extremo cuidado para que todo salga bien.
Yo no soy muy religioso pero ayer mis cuñadas empezaron una novena por nosotros, con  agrado y fe estoy participando.
Tengo mucha fe en que todo saldrá bien… pero soy sincero, aún no lo supero.

                                                Quito, 17 octubre 2017

“mi vida y mi alma te pertenecen”